Publicado el Deja un comentario

Diario de una estornija – Capítulo 1

Somos una pareja que ama la tecnología, yo soy informática y mi pareja ilustrador y caricaturista digital, nacidos a finales de los maravillosos 70.

No tenemos hijos, pero siempre estamos rodeados de sobrinas, una tarde de sábado, sin nada que hacer más que pasar el rato, comenzamos a hablar de nuestras infancias y de las diferencias con los niños/as de ahora, una conversación que ha salido infinidad de veces en círculos de amigos o familiares y la conclusión siempre es similar o parecida, la tecnología. Ahora cuando un niño se aburre, se le deja el móvil o la Tablet, antes nos daban unas canicas, se sacaba el cuatro en raya, se jugaba al parchís, al bote, al veo veo…. Y sí, jugábamos con nuestros mayores y no molestábamos.

En mi casa de campo, no llega la cobertura, y mis sobrinas, no se aburren, ¿Por qué? Porque no hay tecnología para nadie. Conectados toda la semana, yo disfruto de un día de desconexión, y con este pensamiento compartido por mi pareja y todavía en mente el proyecto de un juego de cartas, que aún está por terminar de modelar, (aunque este es otro capítulo que prometemos contar), decidimos comenzar este proyecto… un rincón donde ofertar juegos de mesa como los de toda la vida, sin tecnologías necesarias para poder comenzar una partida, educativos y para toda la familia, con una única filosofía… Poder reunir a familiares y amigos alrededor de una mesa, aparcar las nuevas tecnologías por unas horas y divertirse riendo, aprendiendo, educando y por encima de todo jugando todos/as juntos/as.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *